Por tierras del Norte

Cuando tiréis bolas de nieve, apuntad bien. Un fallo puede tener consecuencias imprevistas. Tantas como para dar lugar a los tres libros brillantes, ricos y adictivos que forman la Trilogía de Deptford. Son El quinto en discordia (1970), Mantícora (1972) y El mundo de los prodigios (1975), del canadiense Robertson Davies (1913-1995).

Estamos en Deptford, un pequeño pueblo de Ontario, en 1908. Dunstan Ramsay, de diez años, esquiva una bola de nieve que le lanza su amigo Percy Staunton, con tan mala suerte que el inocente proyectil va a parar a la embarazada señora Dempster, provocándole un parto prematuro del que nacerá Paul Dempster, un niño con algunas deficiencias causadas por el adelantamiento accidental de su venida al mundo.

A esas alturas (apenas unas páginas) de El quinto en discordia, el simpático abuelete de la foto ya te ha cogido sin remedio por la solapa para pasearte –intrigado al principio, enganchado después, y siempre entretenidísimo– por las vidas de Ramsay, un aparentemente anodino profesor universitario especializado en hagiografía; Staunton, millonario de éxito y político ambicioso, y Dempster, el niño prematuro, que acaba convirtiéndose en un extraño prestidigitador de fama mundial.

La Trilogía de Deptford rebosa de inteligencia, cultura y sentido del humor –Davies, que también fue actor, dramaturgo y profesor universitario, triunfó en Canadá escribiendo en los periódicos columnas humorísticas– y trata de cómo un acto nimio puede modelar el carácter y las vidas de unos personajes a los que vemos evolucionar y relacionarse desde la niñez hasta la tumba. Y todo por una puñetera bola de nieve que no dio en el blanco.

¿Azar? ¿Destino? Lo único que puedo decir es que ya estáis tardando en haceros con estos sorprendentes, sugerentes y divertidísimos libros. Los ha publicado la excelente editorial Libros del Asteroide, que desde abril de 2005 no deja de regalarnos joyas con la intención de poner a nuestro alcance “libros fundamentales de la literatura del siglo XX no disponibles en castellano”, en sus propias palabras. Entre ellas, las dos primeras novelas (Ángeles rebeldes y Lo que arraiga en el hueso) de otro tríptico de Davies, La Trilogía de Cornish, que se completa con The lyre of Orpheus (aún no traducida al español, que yo sepa). Estoy deseando hincarles el diente.

“NO, SI YO NO QUERÍA…”

Con algunas lecturas pasa como con el tercer cubata. Al principio no las quieres, pero… Un buen amigo me prestó hace unas semanas Hacia rutas salvajes, de Jon Krakauer, periodista, escritor y montañero estadounidense. El libro pasó días sobre la mesa de mi salón, y lo miraba con desgana hasta que una siesta frustrada me hizo cogerlo displicentemente. Ya no pude soltarlo.

Krakauer, que a lo largo de las 285 páginas demuestra saber de lo que habla, narra con soltura y agilidad la extraña aventura de Christopher McCandless, un joven de 24 años, proveniente de una buena familia, que en 1992 lo dejó todo para internarse solo y escasamente equipado en las profundidades de Alaska, donde acabó encontrando la muerte por inanición o, según algunas hipótesis, por una intoxicación alimentaria.

Lo que al principio parece la aventura de un chiflado que acaba en tragedia por su estupidez e imprevisión se va revelando poco a poco como la búsqueda de un joven idealista que pretendía medirse a sí mismo y alcanzar una vida más intensa y verdadera. Krakauer va intercalando hábilmente los antecedentes familiares de McCandless, los rasgos de su personalidad, su vagabundeo por los EE.UU., sus propias experiencias como montañero y el triste final de la extravagante odisea.

La historia fue convertida por Sean Penn en una película estrenada el año pasado. No la he visto todavía, pero cosechó buenas críticas. La banda sonora, compuesta por Eddie Vedder (Pearl Jam) incluía esta canción. Por cierto, si quieres leer (en inglés) el reportaje publicado por Jon Krakauer en 1993 en la revista Outside que acabó dando origen al libro, pincha aquí.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Novela, Viajes

4 Respuestas a “Por tierras del Norte

  1. Francisco Jódar

    ¡Pero si hay gente que me lee! Gracias a todos.

    Para mixeDBlue: ¿Tan buena es la película? Tendré que verla.

    Para Avellaneda: Estoy seguro de que te gustará Robertson Davies.

  2. Pues acabo de empezar el libro “El mundo de los prodigios” de Robertson Davies por recomendación de una común amiga y después de leerte con más razón para hincarle el diente!
    Un buen blog y el título de Hoy libro no podía ser mejor! :-)
    A seguir así! Un abrazo

  3. “Hacia rutas salvajes” lo tengo esperando en la estantería (bueno, en el suelo: aún no tengo estanterías)…
    Y es que la película (música incluída) me dejó tocada durante unos días.
    Sacaré tiempo un día de estos.

    Un saludo amigo Jódar

  4. Rasputín

    No puedo estar más de acuerdo con usted, señor Jódar. Davies se ha convertido en una lectura obligatoria, esencia, aunque desgraciadamente poco conocida en nuestro país.

    Me adhiero entusiastamente a su recomedación.