La novela que viene

En inmigración vamos con décadas de retraso respecto a muchos países europeos. Hay españoles que fruncen el ceño cuando pisan Lavapiés y se muestran encantados cuando se pasean por calles de Londres repletas de indios, paquistaníes, chinos, rusos… No quieren ver que así será -así es ya- el mundo que encontrarán en el futuro al salir de sus portales, si antes no nos despacha el mutante virus de la gripe porcina que tan cachondos pone a los editores de los telediarios nocturnos, los autores de los titulares de la prensa gratuita y los enternecedores hipocondriacos.

Es de suponer (y desear) que la literatura española tampoco escapará al fenómeno del mestizaje, palabra que a fuerza de usarse corre el peligro de unirse a otras que ya casi no significan nada, como “solidaridad”. Todo esto viene a cuento porque acabo de leer Algo que contarte (Anagrama), del británico Hanif Kureishi, nacido en Londres en 1954 de padre paquistaní y madre inglesa. Kureishi es inglés hasta las cachas (estudió filosofía en el King’s College de Londres), pero no puede ocultar sus raíces paquistaníes, y de esa combinación nace un estilo propio a la hora de narrar cómo ha evolucionado la sociedad inglesa desde los sesenta hasta la época post-Blair.

De entre los méritos literarios de Kureishi -un brillante sentido del humor, una gran capacidad para crear diálogos ágiles y creíbles, personajes vivos y un estilo sencillo y efectivo pero nunca pobre- sobresale su talento para reflejar lo que pasa en la calle y cómo han cambiado las cosas, algo que siempre descubrimos de repente, sin que sepamos muy bien cuándo ha sido.

Algo que contarte nos presta los ojos de Jamal Khan, un psicoanalista de mediana edad, y a través de ellos contemplamos no sólo sus abigarradas peripecias personales, sino también el pacto de los presuntos revolucionarios de los sesenta con el sistema; el vuelco de las relaciones familiares; el creciente peso de los ciudadanos originarios de las antiguas colonias en la vieja metrópoli; el papel cambiante del sexo; la abrumadora importancia de la fama y el éxito mediático… Como en tantas buenas novelas, lo personal se desarrolla sobre un telón de fondo social y económico que en el futuro dirá más sobre la sociedad inglesa de las últimas décadas que muchos libros de historia.

Y lo hace desde el punto de vista de un inglés mestizo, mucho más cerca del té de las cinco que de las madrasas de Karachi, pero que aporta un toque único y diferente que un anglosajón cien por cien anglosajón quizá ya no pueda ofrecer. Estoy convencido de que en un futuro no demasiado lejano, una parte importante de la literatura española se parecerá a la de Kureishi, y quizá las mejores creaciones vengan firmadas por un tal Washington Velásquez o una Fátima Naybet. Al tiempo.

APÉNDICE

El primer libro que leí de Kureishi se llama El Buda de los suburbios, y también lo encontrarás en la impagable Anagrama de Jorge Herralde. Es una novela divertida, publicada en 1990, y una buena puerta de entrada a la obra del autor. Dio origen a una serie televisiva de cuatro episodios de la BBC, con banda sonora de un tío sobrado de clase hasta cuando es hortera: David Bowie. ¿Quieres ver el videoclip? Sólo tienes que pinchar aquí.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Novela

Una respuesta a “La novela que viene

  1. Gonzajda

    Me apunto el libro y la serie que no la he visto. Muy buen post.