Gran ganga

¿Ésta?

Ni de coña. ¿Ésta?

¡SÍ! Tom Ripley es uno de los primeros títulos de Otra vuelta de tuerca, la nueva colección de narrativa de la benemérita Anagrama, que nace con la excusa de publicar en un único volumen distintas obras de un autor unidas por algún vínculo. En el caso de las cinco que nos ocupan, el de estar protagonizadas por un mismo personaje. Con todos ustedes, el escurridizo, inquietante, amoral y poliédrico Tom Ripley.

Son 1.280 paginazas (por 24 euros, eso te lo gastas en unos pocos cubatas de garrafón) que me hicieron salivar cuando abrí -corriendo el grave peligro de sufrir una hernia- semejante tocho en una librería. La responsable del póker de joyas fue la gran Patricia Highsmith (1921-1995), una escritora enorme que elevó las novelas de suspense y más o menos negras a la categoría de alta literatura (no sé muy bien lo que podrá ser eso pero me queda bonito), y que sólo por estas historias merecería pasar a la historia.

A lo largo de las cinco novelas asistirás a la transformación de Ripley, un anodino joven norteamericano que acaba convertido en un acomodado amante de la pintura establecido en Europa -discretos asesinatos, mentiras y camuflajes varios mediante-, respetablemente casado y con una casta homosexualidad latente que lo hace todavía más complejo.

Alguien que no recuerdo dijo (más o menos, cito de mala memoria) que Highsmith escribía de los seres humanos como una entomóloga que estudiara insectos. Atinadísima observación. Esta mujer norteamericana sacaba el bisturí y diseccionaba a la gente para mostrar lo que de verdad desea ésta y, sobre todo, lo que oculta, que siempre es lo más interesante e importante. En esa tarea, el ciclo de Ripley es un ejemplo perfecto de pulso y sabiduría narrativa, inteligencia maliciosa y puro arte. Y son novelas tan entretenidas… Si alguien me quiere regalar el maravilloso mamotreto, lo acepto de inmediato y sin discusión. Quedará tan bien en mis polvorientas estanterías…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, novela negra

Los comentarios están cerrados.