Los timadores

Fiel a su vocación prospectora, Hoy Libro informa de la penúltima chorrada para ultramodernos, perpetrada para hacer unos dólares a costa de explotar la gilipollez supina: reescribir los clásicos al estilo Facebook, y (lo peor de todo) venderlo asegurando que es humor (el Wilt de Tom Sharpe, vamos) y una forma de acercar la literatura a la gente, bla, bla, bla.

Qué cara. ¿O por qué no se me habrá ocurrido a mí? El engendro se llama Ophelia joined the group Maidens who don’t float (nota: significa Ofelia se ha unido al grupo Doncellas que no flotan, y Ofelia se suicida en la obra de Shakespeare ahogándose en el río: ja, je, ji, jo, ju) y lo ha perpetrado una tal Sarah Schmelling, que se ha pasado por el forro Hamlet, La Odisea, El gran Gatsby o Lolita, entre otros títulos imprescindibles, reduciéndolos a una sucesión de anodinos estados, perfiles y demás características de Facebook.

Para hacerse una idea, la cosa queda más o menos así en Hamlet (traducción propia): Horacio piensa que ha visto un fantasma / Hamlet piensa que no le gusta que su tío se case con su madre justo después de la muerte de su padre / El rey piensa que no le gusta Hamlet / Laertes piensa que Ofelia puede hacer mejor las cosas / El padre de Hamlet se ha convertido en un zombi.

Y así hasta el final. Que Alá la confunda.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General

2 Respuestas a “Los timadores

  1. Sonya

    No se si me molesta más que vayan a ganar pasta con esto o que no se me haya ocurrido a mi antes…

  2. Que realicen una versión de Twitter de La montaña mágica.