Punkis islámicos y otros monstruos

Book tráiler: como un tráiler de cine, pero sobre un libro. Aquí tienes uno…

… que corresponde a Sentido y sensibilidad y monstruos marinos (Umbriel), la novela escrita por Ben H. Winters a partir del clásico de Jane Austen (1775-1817), deformado hasta convertirlo en una historia de horripilantes seres acuáticos, bestias y monstruos varios que se entrometen en la agridulce, introspectiva e irónica historia publicada por la escritora inglesa en 1811. ¿Has visto al pulpo casaca roja de la portada? Efectivamente, también han tirado del Davy Jones de Piratas del Caribe 2.

La ocurrencia no es nueva. Quizá recuerdes Orgullo y prejuicio y zombis (Seth Grahame-Smith), otra ¿divertida? profanación de Jane Austen también publicada por Umbriel o, ya en terreno patrio, La casa de Bernarda Alba zombi, probable lectura de cabecera de Baltasar Garzón, y Lazarillo Z, de los que ya hablamos aquí. Pues muy bien.

ALÁ, UN TÍO PUNKI
Leo en El País sobre un movimiento de bandas punk en los EE.UU. No tendría mayor misterio si no fuera porque los miembros de los grupos son musulmanes estadounidenses que reivindican que se puede ser musulmán y gay, seguir los preceptos islámicos y berrear sobre el escenario puesto hasta el culo de marihuana y (¡oh, Alá misericordioso!) borracho como una cuba cristiana. ¿Y qué hay del cochifrito?

La movidita punki surgió a partir de The Taqwacores, novela escrita por Michael Muhammad Knight (Nueva York, 1976), un chaval que emprendió a los 13 años el siguiente trayecto vital: Public Enemy – Malcolm X – conversión al Islam – estudios en madrasa paquistaní – hartura de rigideces coránicas – historia que revoluciona la forma de entender las enseñanzas del Profeta.

Cuenta Daniel Verdú en El País que el libro se convirtió en una especie de El guardián entre el centeno para muchos jóvenes y adolescentes islámicos de los EE.UU, pelín acojonados tras el 11-S, y que la historia trata de “un grupo de chavales musulmanes que viven a ritmo de punk en una casa en Buffalo (Nueva York). Skaters indonesios, musulmanes gays o alcohólicos, mujeres punks con burka o skinheads chiíes. Todos bajo el mismo techo de una casa en la que comparten sexo y una marca en la fachada que indica la orientación a La Meca”. Supongo que los editores iraníes estarán pujando a fondo por los derechos.

Del fenómeno literario surgió un conjunto de bandas -incluso una de lesbianas-, y un documental sobre la gira conjunta que emprendieron estos grupos por los EE.UU. y Pakistán, y en la última edición del gafapástico Festival de Sundance se estrenó la versión cinematográfica del libro.

¿Escribirá Alá recto con renglones torcidos?

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo General, Novela

4 Respuestas a “Punkis islámicos y otros monstruos

  1. Francisco Jódar

    No, Jarrai ya no es taquillero/a.

  2. gonzajda

    Y el clásico ” Spiderman contra Jarrai ” ¿ se hace finalmente en 3-D ?

  3. Francisco Jódar

    A mí se me ocurre un argumento de peli de zombis, para aprovechar la moda. Todos los terroristas suicidas islámicos vuelven del limbo, indignados porque lo de las huríes del Paraíso era una trola, para cargarse a los que les comieron el tarro con toda esa mierda. Un agente de la CIA se entera, los capta para la organización y los pone a buscar a Bin Laden. Problemas: 1) será más bien de espíritus, porque los suicidas quedaron reducidos a cachitos y será jodido recomponerlos. 2). La finaciación. 3) Las fatwas y condenas a muerte.

  4. Joder te has lucido, me matas con cosas así:

    Skaters indonesios

    Sentido y sensibilidad y monstruos marinos. Tengo una contestación para ambos topics:

    Hasta los cojones de frikis zombis.