La vida entera en la feria

El iPad se lanza en España el mismo día que arranca en el Retiro la Feria del Libro de Madrid, depositaria de las esperanzas de los editores. Del 28 de mayo al 13 de junio, entre polen, estornudos, multitudes, globos de Bob Esponja, aguaceros repentinos y calores mesetarios, los vendedores de libros esperan levantar cabeza: la facturación del sector descendió un 20% en 2009, y en lo transcurrido de 2010 ha bajado un 10% respecto a esa cifra.

Esta edición tiene dos protagonistas, uno expreso y otro ausente pero presente. El evidente es la literatura nórdica, ya muy viva antes de Stieg Larsson, pero popularizada al rebufo del éxito masivo de Millennium y convertida en un balón de oxígeno para muchas editoriales, situación que aprovecha la Feria para dedicarle un espacio; y el tapado es el libro electrónico que, pese a suponer aún un raquítico 1’33% de la facturación del negocio en España, asoma en la forma de Libranda, la esperada plataforma de venta de libros -se pone en marcha este mes de junio- constituida por tres grandes grupos editoriales (Planeta, Santillana y Random House), a los que se sumarán otros sellos y muchos libreros.

Queda claro: el e-book no está -ni se le espera- en las casetas de El Retiro, pero andará en boca de libreros, editores y distribuidores, ya sea como amenaza u oportunidad.

UN LIBRO PARA SIEMPRE
En cualquier caso, los libros y lectores electrónicos no cambiarán la esencia de la literatura, que seguirá viva mientras se publiquen novelas como la impresionante La vida entera (Lumen, 816 págs., 22,90 €), del israelí David Grossman (Jerusalén, 1954).

Su protagonista, Ora, es una mujer que, recién separada y rondando los cincuenta, emprende un viaje a pie por el norte de Israel para conjurar el terror que le produce la posible muerte de Ofer, su hijo menor, enrolado en el ejército hebreo en una misión en el Líbano. Ora camina con Abram, uno de los hombres de su vida, que vuelve involuntariamente a ella para acompañarla en su huida del futuro y ayudarla a recordar sus días. Hablar de Ofer lo mantendrá a salvo, y por eso Ora se entrega, al ritmo de sus pasos, a un relato minucioso en el que cabe una vida entera.

Grossman mantiene a lo largo de 800 páginas una intensidad brutal, asombrosa, sin fisuras, y eso bastaría para considerarlo un maestro. Su escritura fluye rica y variada y va dejando cargas de profundidad que llegan muy adentro. La vida entera es un relato complejo, intimista y emocionante sobre la maternidad, con sus miedos y alegrías, además de una sabia descripción de las trampas y lazos invisibles que unen y separan a todas las familias, y Ora un personaje que pasará a la exclusiva lista de las mujeres inolvidables de la literatura.

Hay otro aspecto destacable de la novela: la presencia constante y sorda de ‘la situación’, como llama Ora a la guerra perpetua en la que vive Israel. Algo de eso sabe Grossman; perdió a su hijo Uri, muerto en combate el 2 de agosto de 2006 en el Líbano y, aun así, continúa apostando por la difícil y necesaria paz. En esta entrevista puedes conocer parte de su postura sobre el asunto, de primera mano y alejada de maniqueísmos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General, Novela

2 Respuestas a “La vida entera en la feria

  1. Francisco Jódar

    No soy objetivo con la Feria del Libro porque me trae recuerdos de la infancia (mis padres viven al lado). ¿Y si no hubiera mercaderes en el templo, habría autores ‘literarios’? Quizá se necesiten mutuamente y sea labor del lector el discriminar. Pues eso. Saludos

  2. Bonjour Paco:
    España ha perdido…Todo está nublado pero no llega a descargar una sola gota y a mí esto me produce un cierto dolorcillo de cabeza, que me recuerda que sigo vivo.
    Este año quise objetar de la Feria del Libro de Madrid, pero se dio una oportunidad y el penúltimo día pasé por ella, mejor fue ella quien pasó sobre mí una vez más.
    Siempre que me imagino ese magnífico paseo, marginado por casi cuatrocientas casetas, casi todas de feria, me viene al magín la idea de Jesucristo en el templo fustigando a los mercaderes. La idea es buena pero ponerla en práctica imposible. Mientras que el libro siga entendiéndose como un negocio la cosa no tiene solución.
    Gala sigue vivo, Fidel parece que también y la Roja no ha muerto, todo irá a mejor y en cualquier caso siempre nos quedará….Mourinho!.
    Un saludo y hasta más ver.