¡Súper!

Desde pequeño me ha puesto la pila el reportaje con el que se abre casi siempre la revista ¡Hola! Son unas páginas dedicadas a la exhibición de la mansión de algún rico -famoso o no, merecidamente forrado o no-, que deja pasar las cámaras para deleite y envidia del lector de clase media/alta y media (los de media/baja son más del Pronto, que es taaaaaaan clase media/baja que no tiene ni web, ni falta que le hace). El ex proletariado puede así admirar las casas en las que nunca vivirá. Es la lucha de clases posmoderna, incruenta y en colorines.

En estos reportajes hay muchos elementos que se repiten, pero dos raramente faltan: 1) A la menor oportunidad, el millonario nos recuerda que es una persona como cualquier otra; 2) Se ven libros enormes, de esos que nadie lee (como mucho se hojean) pero que hacen bonito en el megasalón, sobre la mesa de cristal de seis metros de largo con cuerno de elefante al fondo.

Muchos de los macizos volúmenes que se atisban en esas fotos a menudo acompañadas por textos delirantes y deliciosos han sido publicados por Taschen, una editorial especializada en espectaculares obras de arte y fotografía, a veces de tamaño XXXL y siempre dignas de admirarse (recomiendo vivamente ésta).

El caso es que el otro día apareció por la redacción de FHM y DT uno de estos tochos maravillosos y -¡ay!- no era para mí. 75 five years of DC Comics: The art of modern mythmaking (720 págs., 150 €) es el volumen en el que Paul Levitz, un tipo importante en la industria del cómic, repasa la trayectoria de DC Comics, que en 75 años ha publicado más de 40.000 historias y ha contribuido a forjar algunos de los mayores mitos del siglo XX, felizmente vivos. Para que te hagas una idea de las dimensiones del asunto, aquí tienes la foto de Levitz con el fruto de su trabajo.

Más de 2.000 imágenes, cataratas de información, una cronología exhaustiva y un colosal apéndice con la biografía y datos de los dibujantes, guionistas, editores, editoriales y otros jugadores de la partida del cómic convierten esta catedral de papel en una obra imprescindible para cualquier colgado de los tebeos, con una condición: que le quepa en casa.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cómic, General

3 Respuestas a “¡Súper!

  1. Pek

    Sí, sibarita, pero molan. Y los de arte no están nada mal.

  2. elsibarita

    Lo mejor de Taschen es que nadie lee el contenido del libro, porque es malo siendo generosos.

    Eso sí, te cubre la estantería, yo tengo un puñado y creo que no les he dedicado ni 10 minutos de atención seguidos jamás.

  3. Anónimo

    El de Taschen lo voy a pedir a los Reyes Magos…