Lectura feliz

Parece mentira -peor, un pecado- que el fabuloso escritor canadiense Robertson Davies (1913-1995) fuera prácticamente desconocido en España hasta que Libros del Asteroide comenzara hace unos pocos años a traducir sus novelas, organizadas en trilogías pero que permiten una lectura independiente. La joven editorial nacida en 2005 empezó con la Trilogía de Deptford, compuesta por El quinto en discordia, Mantícora y El mundo de los prodigios; y siguió con la Trilogía de Cornish: Ángeles rebeldes, Lo que arraiga en el hueso y La lira de Orfeo.

Ahora le toca el turno a la Trilogía de Salterton, que se abre con A merced de la tempestad (1951), el debut novelístico de Davies, que aprovechó su larga experiencia teatral (fue actor y productor y escribió comedias de éxito) para narrar las peripecias con aire de vodevil de los componentes de El Teatro Joven de Salterton, una compañía amateur que se dispone a representar La tempestad de Shakespeare.

La novela, divertida y amable, supone un homenaje al mundo del teatro y la vida que lo rodea, y aunque no alcanza la altura de sus obras posteriores, muestra ya las muchas virtudes literarias de Davies, más maduro y dotado de lo que podría suponérsele a un primerizo, quizá porque tenía ya 38 años cuando la publicó. Davies fue un excepcional y perspicaz observador de los seres humanos, a los que supo retratar con todas sus contradicciones y miserias, grandezas y deseos ocultos; y un muy ingenioso creador de personajes de carne y hueso que jamás parecen de cartón piedra, además de un irónico cronista de la Canadá de su tiempo, sin caer en el costumbrismo coñazo.

Erudito sin pedantería (qué difícil es eso), su elegante y fino sentido del humor me recuerda al del Dickens de Los papeles póstumos del club Pickwick, y aunque sus narraciones puedan parecer a más de uno algo decimonónicas, merece la pena leer a este delicioso escritor que convierte cada página en un placer inteligente. Te será difícil no caer en sus redes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Novela

Los comentarios están cerrados.