The Beats

Cuánto gafapasta no habrá dado el coñazo con los beats, Jack Kerouac en el camino, el día que William Burroughs se cargó a su mujer jugando a Guillermo Tell (cómo iría de puesto o chuzo el tío; o no) y el Aullido de Allen Ginsberg (“He visto los mejores cerebros de mi generación destruidos por la locura, famélicos, histéricos, desnudos, arrastrándose de madrugada por las calles de los negros en busca de un colérico picotazo…”).

Cuando además pueden meter en el ajo a Patti Smith, Laurie Anderson, Tom Waits y otros músicos que MOLAN influidos por el movimiento beat de una u otra forma, ya se les hace el culo pepsicola. Vale, se admite la pretenciosidad como arma para pillar, pero tanto esnobismo le quita a cualquiera las ganas de acercarse a la obra de este grupo de escritores, surgidos a mediados del siglo pasado en los EE.UU. con mensajes y actitudes renovadoras (libertad sexual, drogas, experimentación literaria, inconformismo, religiones orientales…), ya convertidas en un cliché por esta nuestra sociedad, la única conocida que se lo traga todo y lo regurgita en forma de producto.

ESPLENDOR AMERICANO
Yo no he pasado de En el camino, de Keroauc; no me produjo gran impresión, quizá porque soy un burgués culogordo que no cree en las neveras vacías o porque lo leí con veintimuchos años, pero me gustó lo suficiente como para interesarme por los beats, más allá de la pose, aunque la cosa se quedó ahí.

Por ese interés diferido me ha llamado la atención The Beats (451 Editores, 200 págs., 19,50 €), una novela gráfica con guión de Harvey Pekar (American Splendor) y dibujos de Ed Piskor. En la obra, donde participan otros guionistas y dibujantes, se hace un recorrido biográfico -a la fuerza esquemático- por las vidas de los tres escritores beats más significativos o famosos (Jack Keroauc, Allen Ginsberg y William Burroughs) y por la de otros personajes con menor repercusión pero encuadrados en esa corriente.

El propósito de The Beats es rendir tributo a esta generación de escritores, interpretar su vida y su legado y difundir su obra de una forma original: el cómic. Puede decirse que esas buenas intenciones se cumplen, y que habrá quien se acerque a esos creadores gracias a esta novela gráfica, pero a mí me ha parecido una narración visual que se arrastra monótona y superficial, llena de información tan conocida para el iniciado como poco atractiva y farragosa para el profano, un alud de hechos deslavazados que pasa sin dejar huella por la mente del lector. Habrá que ir a los originales.

Anuncios

Comentarios desactivados en The Beats

Archivado bajo Cómic, General

Los comentarios están cerrados.