Monos en E-book Corral

Acojonado preocupado no estoy, pero acojonadillo inquieto sí. O empiezo a estarlo. Hasta Chuck Norris dudaría en medio de esta histérica avalancha informativa sobre el ‘corralito’, desatada por la nueva industria del miedo: los medios de comunicación, bien apoyados por la ‘viralidad’ (¡horrible palabro!) de las redes sociales. Krugman dice QUE SÍ, Montoro dice QUE NO... A mí me da que nadie tiene ni idea de lo que va a pasar, no ya de aquí a unos meses o años, sino de aquí a unas semanas. Y el que diga que sí lo sabe, miente, delira o se limita a ganarse la vida y satisfacer a su público con su trabajo de predicador mediático expendedor de verdades absolutas. Y perdón por la prédica.

Corralito

Vivimos a golpe de prima de riesgo, titulares al minuto e ignorancia, y en medio de este vaivén incontrolable pocas reflexiones más agudas que la de Manuel Rodríguez Rivero al final de su último artículo en El País sobre los versos de Edward Lear, poeta del sinsentido: “Muchos han descubierto ahora que tienen más sentido que la angustiosa jerga desprovista de rima de las noticias financieras”.

Yo, menos lírico, aviso: como me quede sin las cuatro perras que tengo en el banco acampo en Sol, pero con un M16, más ruidoso y efectivo que los gritos mudos del 15-M.

MONOS AL MANDO
Con este panorama, resulta natural la proliferación de libros destinados a explicar el desbarajuste económico, el cómo y el porqué del desplome. El último que ha caído en mis manos es Simiocracia: Crónica de la gran resaca económica (DeBolsillo, 9,95 € en papel, 2,99 € en e-book), de Aleix Saló, un cómic que intenta hacer accesibles muchos conceptos económicos que nos bombardean a diario y las causas de la que está cayendo.

Saló es lo suficientemente inteligente como para curarse en salud y admitir que incurre en “simplificaciones u omisiones para componer un relato más accesible” —como los periodistas—, pero le ha quedado una cosa divertida, muy bien estructurada y contada y que se está despachando estupendamente tanto en papel como en e-book: de hecho, se halla entre los más vendidos de Amazon, que la manda al Kindle por 2,84 €, un precio mucho menor que el de la edición en papel y que hace pensar en las posibilidades de expansión del libro digital, aunque aquí cabe una puntualización: en la versión para el Kindle (no sé en aplicaciones de tabletas y demás) los caracteres son minúsculos y no se pueden ampliar, y se nota que hay viñetas pensadas para verse en dos páginas y no en una. Falta mucho por recorrer en la calidad de los libros electrónicos.

Simiocracia

Simiocracia se lee con placer y una sonrisa en la boca y su mayor virtud es la de ponernos a pensar, que ya iba siendo hora, y alertarnos de los mensajes que nos cuelan los medios (las páginas sobre el papel y la naturaleza de estos son quizá las mejores). Íbamos de cabeza al precipicio sin sospecharlo, atontados por estupideces ya míticas —¡ah, aquella frase tan de cuñao de “los pisos nunca bajan”!— y absurdos palmarios —España construyó en 2005 más viviendas que Francia, Alemania e Italia juntas—, y por eso Simó tampoco escatima las críticas al ciudadano medio. Al fin y al cabo, aún no hay noticia de nadie a quien le hayan puesto una pistola en la cabeza para hipotecarse.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cómic, Economía, General, Libro electrónico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s