Locurón

En mi sueño vi a Sánchez Gordillo corriendo desnudo por el barrio de Salamanca como un Dioniso jornalero coronado por racimos de vides, asaltando alegre tiendas de ropa de lujo seguido por un furioso coro de bacantes sin posibles ahítas de productos Hacendado y locas por saber lo que se siente con un bolso de Louis Vuitton bajo el brazo, pero desperté y el delirio, como el dinosaurio, seguía allí: Artur Mas proclamaba la plenitud nacional de Cataluña después de haber pedido prestado “a Madrit” porque no le llega ni para las nóminas, una manada de analfabestias insultaba a la puerta del ayuntamiento de un pueblo manchego a una concejala onanista culpable solo de no ser muy espabilada, un millonario rematado por una inenarrable cortinilla pelirroja venía a sacarnos de la ruina con un proyecto cuyo éxito depende por entero de la desesperación de los hombres deseosos de enterrarse en entretenimientos que los alejen de sí mismos, y un presidente del Gobierno rendía tributo a los más rancios tópicos regionales y se comportaba como el gallego del que en la escalera nadie sabe si sube o baja. Definitivamente, tengo que ir a la exposición de William Blake (“El necio no ve el mismo árbol que el sabio”) antes de que la cierren.

Beast de William Blake

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General, Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s