Mal rollo

En mis labores de plumilla mercenario ando investigando un temita de escritores suicidas y estoy confirmando algo que ya sabía: los pesimistas recalcitrantes y oscuros como ala de cuervo me son tan simpáticos (a distancia) como repelentes me resultan Paulo Coelho y los Punset, lehendakaris mediáticos de la industria del buen rollo consumible en pildoritas incoloras, inodoras e insípidas. Tendrán muy buenas intenciones (y ganas de hacer caja gracias a la infelicidad ajena), pero son un gran coñazo, y por eso prefiero leer a gente tan maja como el austriaco Thomas Bernhard, la alegría de cualquier fiestón:

“Nada he admirado más durante toda mi vida que a los suicidas. Me aventajan en todo. Yo no valgo nada y me agarro a la vida, aunque sea tan horrible y mediocre, tan repulsiva y vil, tan mezquina y abyecta. En lugar de matarme, acepto toda clase de compromisos repugnantes, hago causa común con todos y cada uno, y me refugio en la falta de carácter como en una piel nauseabunda pero cálida, ¡en una supervivencia lastimosa! Me desprecio por seguir viviendo”.

Thomas Bernhard

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s