Don Quijote, cuerdo y judío

*Para OAG, componente de FIREamante de la cultura pop,
los buenos alcoholes y los trajes a medida. 

En Twitter no todo es egocentrismo monomaniaco y basura corporativa. Un tuit de un colega me ha descubierto una historia publicada en The Atlantic acerca de las ‘teorías de la conspiración’ en la literatura. El artículo es divertido y ofrece interpretaciones alternativas de algunos libros y personajes conocidos por todos. Aquí van unas cuantas:

  • Hogwarts no sería más que una fantasía de Harry Potter, un niño que sufre abusos y se refugia en un imaginario mundo mágico. 
  • Holden Caulfield, el protagonista de El guardián entre el centeno, es gay. 
  • Nick Carraway, el narrador de El Gran Gatsby, también es gay (digresión: lo de la homosexualidad es un clásico conspiranoico también en la ‘realidad’: sesudas teorías sostienen que Shakespeare y Cervantes eran homosexuales, y cambiando sexo por raza, he llegado a leer sobre una tesis que defendía la negritud de Beethoven; hay que ver qué calladico se lo tenía el tío y lo bien que se maquillaba). 
  • Todos los personajes de Winnie The Pooh ejemplifican algún desorden mental (en concreto, el osito padecería déficit de atención con hiperactividad, lo que explicaría tantas cosas…). Winnie The Pooh
  • Odiseo/Ulises se tiró diez años dando tumbos por el Mediterráneo porque no quería volver a casa (¿montárselo con hechiceras en cuevas mágicas y luchar con gigantes de un solo ojo o regresar a la rutina del hogar y las peticiones de los súbditos? No hay color).
  • Sherlock Holmes y Watson estaban enamorados. ¡El uno del otro!
  • Dorothy (El Mago de Oz) es tan bruja como las ídem del Este y el Oeste (nueva digresión: una vez escuché una delirante y misógina interpretación de la película protagonizada por Judy Garland que la despachaba como “la historia de una zorrita que se lo monta con máquinas y animales”).

En fin, que (re)interpretaciones literarias las hay de todos los colores. Por supuesto, yo también tengo las mías. 

  • El tipo de La Metamorfosis kafkiana despierta convertido en insecto porque ya no sabe qué hacer para no ir a trabajar. 
  • En el Ulises de Joyce, Leopold Bloom es un pederasta que, a falta de niños, persigue al jovencito Stephen Dedalus por las calles de Dublín. 
  • La heroína de Cincuenta sombras de Grey es una top model con alucinaciones provocadas por una dieta salvaje.
  • Hamlet es gay.
  • Oliver Twist también es gay, pero aún no lo sabe. 
  • Y mi favorita: Don Quijote, lejos de tener sorbido el seso por los libros de caballerías, es un criptojudío temerosoDuelos y quebrantos de la Inquisición que se echa a recorrer los páramos manchegos para no tener que comer “duelos y quebrantos” y las montañas de tocino con que su ama lo cubre casi a diario.

¿Y tú, tienes tus propias teorías sobre tus libros favoritos?   

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo General

2 Respuestas a “Don Quijote, cuerdo y judío

  1. El jovencísimo Larra

    Qué buena! yo tengo bastantes confirmadas:

    En el club de la lucha se detalla implícitamente la homosexualidad de Palahniuk. Esto lo dije cuando lo leí y luego lo confirmó el muy marica años después.

    Cien años de soledad no trata sobre un pueblo imaginario: Macondo es en realidad es un campamento gitano y Melquíades es el Cigala.

    Cincuenta sobras de Grey trata en realidad sobre el debate subterráneo entre polla/lesbis en los vídeos porno de X-Art: todo muy bonito en el porno rosa, pero a la hora de la verdad hace falta tranca.

    Reverte nunca ha escrito ningún libro: se los ha escrito todos Paulo Coelho. Parecía que no, pero el cabrón era un plumillas los domingos.

    Lo mismo que la saga de Canción de hielo y fuego son los restos de una novela inacabada de Thomas Mann. Los siete libros serían el prólogo de la última ópera del doctor Fausto. El libro tendría 13.000 páginas y se vendería solo en iPad. Al no llegar a terminar la parte del músico la gente se creyó la pollada de los enanos y las brujas esas.

    Pepe y Messi son hermanos, es el gran giro dramático de la liga. Pepe, para ver a su hermano mal formado de nacimiento, prefirió una carrera de sombras y recibir los peores focos destruyendo al enemigo por dentro y arruinando el señorío.

    En Gandia Shore, Abraham es un infiltrado, un guiniosta interno que mueve hilos, en realidad no es un mongolo de Parla: es simplemente un estudiante de tercero de Comunicación Audiovisual (=/=).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s