Morir en el Everest

“Todas las desgracias del hombre se derivan del hecho de no ser capaz de estar tranquilamente sentado y solo en una habitación”, escribió el científico y filósofo francés Blaise Pascal (1623-1662).

También dejó dicho en sus Pensamientos que “Nada es tan insoportable para el hombre como estar en pleno reposo, sin pasiones, sin quehaceres, sin divertimento, sin aplicación. Siente entonces su nada, su abandono, su insuficiencia, su dependencia, su impotencia, su vacío. Inmediatamente surgirán del fondo de su alma el aburrimiento, la melancolía, la tristeza, la pena, el despecho, la desesperación”.

La vida se nos queda corta, y por eso leemos libros, bebemos y nos drogamos, vemos películas y escalamos el Everest, una montaña que, con el auge de las excursiones guiadas y la mejora de las previsiones meteorológicas y el equipamiento, se está convirtiendo en una peligrosa verbena masificada.

“El corazón tiene razones que la razón no conoce” (otra vez Pascal), y se ha demostrado que la dopamina (el neurotransmisor que ayuda a generar una sensación de satisfacción) se dispara cuando conseguimos algo que conlleva un riesgo físico.

Por eso muere la gente en el Everest, y así lo hace, como puede verse en esta infografía del diseñador Ed Hernández.

Info Monte Everest

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Ensayo, Filosofía

2 Respuestas a “Morir en el Everest

  1. Ferrero

    Mi cita favorita de Pascal, uno de los chiflados europeos más notables. Te sales este verano, Paco (me estoy poniendo al día).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s