Camba y el periodismo (I)

Julio Camba (1884 - 1962) pasó sus últimos trece años viviendo alojado en una habitación del Ritz.

Julio Camba (1884 – 1962) pasó sus últimos trece años alojado en una habitación del Ritz.

De Julio Camba podríamos decir que era genial si no fuera porque, a fuerza de usarlo mal (ahora irse de vacaciones es “genial”, encontrar tu talla es “genial”, Android es “genial” y hasta tu abuela moderna es “genial”), el adjetivo ha terminado por degradarse, uniéndose a términos como “solidaridad” o “fascista” en la lista de palabras que ya no se sabe muy bien qué significan, lo que, bien mirado, quizá explique su uso masivo.

Así que, para ser precisos y que nos entiendan, tendremos que conformarnos con decir que a Camba le sobraba el talento y que encima tenía gracia. A mí me falta lo primero y carezco de lo segundo, pero -algo es algo- al menos coincido con él en mi desconfianza por las escuelas de Periodismo, y sé de lo que hablo, porque deambulé un lustro por la de la Complutense perdiendo el tiempo como un gilipollas indocumentado.

El caso es que leyendo las Maneras de ser periodista de Julio Camba (Libros del K.O.), el estudiante de Periodismo (¿¿??), el becario, el freelance, el plumilla de medio pelo, el parado y el redactor jefe que aún no se haya vuelto idiota por las miserias del día a día disfrutarán reconociendo algunas de las penalidades, vicios y rutinas que aquejaban a este oficio hace un siglo y que lo siguen caracterizando, ahora en código binario.

Cualquier redactor que se precie de entregar un texto digno a la hora del cierre debería tener como libro de cabecera esta recopilación de artículos que funciona como un manual de estilo periodístico a la inversa, un código deontológico perverso y divertido que irá apareciendo por aquí regularmente.

Hoy, primera entrega:

“Cuando un escritor se produce a diario, o casi a diario, no está completamente obligado a ser del todo genial. Si hoy escribimos una tontería, también ayer hemos escrito otra y es de esperar que mañana lancemos una nueva. Nuestra tontería tiene una perfecta continuidad en el tiempo, y el lector no la advierte porque ha olvidado su comienzo y no adivina su fin. Y cuando no se pueden diluir las tonterías en el tiempo, escribiendo diariamente, conviene diluirlas en el espacio por medio de artículos muy largos.

Yo soy un escritor de artículos cortos, cosa terrible, porque los artículos cortos se leen. Estoy aislado en el espacio, y sólo me puedo ocultar en el tiempo escribiendo con asiduidad. Y si por una enfermedad o por cualquier otra causa he dejado de escribir durante varios días, me veo perdido. La continuidad se ha roto. La tontería de hoy, sin apoyo ninguno en una tontería de ayer, destacará de un modo perfectamente ostensible”.

Del artículo No es posible escribir artículos geniales, publicado en el diario El Sol el 12 de marzo de 1919.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Citas, Periodismo

2 Respuestas a “Camba y el periodismo (I)

  1. Xusco

    Qué grande, y que lástima que sea tan desconocido sea para el gran público (“público”, otra de esas palabras para la lista que mencionas). Gracias por dedicarle un entrada y devolvérnoslo a la mente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s