Archivo de la categoría: Economía

#bajadadeimpuestosYA

¿En qué punto pasan los impuestos de ser una herramienta redistribuidora más o menos justa de la riqueza a una exacción pura y dura? Por ejemplo, cuando un Gobierno los sube 30 veces en 500 días. 

Aquí, como en tantas cosas, viene a auxiliarnos el Diccionario del Diablo de Ambrose Bierce

Atracador: Un cándido hombre de negocios.

Se cuenta que andaba Voltaire una noche viajando con algunos acompañantes cuando decidieron alojarse en una posada. Los alrededores resultaban sugerentes y después de la cena decidieron turnarse a contar relatos sobre atracadores. Cuando le llegó el turno a Voltaire, dijo: ‘Había una vez un recaudador de Hacienda’. Y se quedó sin decir nada más, por lo que los demás le animaron a continuar. ‘Esa’, explicó, ‘era la historia’.”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economía

Maldito parné

Pocas definiciones mejores del dinero, amo y señor de nuestras vidas, que la de Ambrose Bierce en su Diccionario del diablo: “Una auténtica bendición que solo nos resulta ventajosa cuando nos deshacemos de él”.

Esa condición paradójica del único dios verdadero se refleja en El dinero en The New Yorker (272 págs., 23,95 €),un volumen de viñetas con El dinero en The New Yorkerel que Libros del Asteroide —una editorial que merece todos los elogios, aunque solo fuera por difundir la obra de Manuel Chaves Nogales Robertson Davies— se sale de su línea habitual para adentrarse en la de los coffee table books, esos que tan bien quedan en la mesa del salón, a mano para echarles un vistazo de vez en cuando más que para devorarlos de un tirón.

Robert Mankoff, dibujante y editor de viñetas de The New Yorker, la prestigiosa y un punto esnob revista neoyorquina progresista a la americana —el ala izquierda del PP, para entendernos— ha seleccionado 400 viñetas publicadas en este semanario desde 1925 hasta nuestros días. El tema, el dinero y las finanzas, de Gran Depresión en ¿enorme? Depresión y tiro porque me toca, en una demostración gráfica de que la economía se parece a la historia en definición marxista y se repite, pero en clave de farsa.

1

No es que The New Yorker haya destacado nunca por su humor gráfico, habitualmente por debajo del nivel de sus textos (entre otros, allí han colaborado Truman Capote, Woody Allen, Roald Dahl, John Cheever, Joan Didion, Hannah Arendt, Salinger…), pero entre tantas viñetas hay muchas muy buenas, con gracia y mala leche. Cierto, el lector español también encuentra un puñado que solo puede entender un estadounidense, pero en general su universalidad constata que en materia de dinero todos hablamos el mismo idioma.

2

Lo más interesante de este recorrido por casi un siglo de humor gráfico es apreciar que, pese a los cambios de mentalidad, las modas y el paso del tiempo, nuestros problemas económicos son casi idénticos a los de nuestros antepasados. Y además, ¿has pensado lo cool que vas a parecer regalando este libro en Navidad?

3

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Periodismo

Monos en E-book Corral

Acojonado preocupado no estoy, pero acojonadillo inquieto sí. O empiezo a estarlo. Hasta Chuck Norris dudaría en medio de esta histérica avalancha informativa sobre el ‘corralito’, desatada por la nueva industria del miedo: los medios de comunicación, bien apoyados por la ‘viralidad’ (¡horrible palabro!) de las redes sociales. Krugman dice QUE SÍ, Montoro dice QUE NO... A mí me da que nadie tiene ni idea de lo que va a pasar, no ya de aquí a unos meses o años, sino de aquí a unas semanas. Y el que diga que sí lo sabe, miente, delira o se limita a ganarse la vida y satisfacer a su público con su trabajo de predicador mediático expendedor de verdades absolutas. Y perdón por la prédica.

Corralito

Vivimos a golpe de prima de riesgo, titulares al minuto e ignorancia, y en medio de este vaivén incontrolable pocas reflexiones más agudas que la de Manuel Rodríguez Rivero al final de su último artículo en El País sobre los versos de Edward Lear, poeta del sinsentido: “Muchos han descubierto ahora que tienen más sentido que la angustiosa jerga desprovista de rima de las noticias financieras”.

Yo, menos lírico, aviso: como me quede sin las cuatro perras que tengo en el banco acampo en Sol, pero con un M16, más ruidoso y efectivo que los gritos mudos del 15-M.

MONOS AL MANDO
Con este panorama, resulta natural la proliferación de libros destinados a explicar el desbarajuste económico, el cómo y el porqué del desplome. El último que ha caído en mis manos es Simiocracia: Crónica de la gran resaca económica (DeBolsillo, 9,95 € en papel, 2,99 € en e-book), de Aleix Saló, un cómic que intenta hacer accesibles muchos conceptos económicos que nos bombardean a diario y las causas de la que está cayendo.

Saló es lo suficientemente inteligente como para curarse en salud y admitir que incurre en “simplificaciones u omisiones para componer un relato más accesible” —como los periodistas—, pero le ha quedado una cosa divertida, muy bien estructurada y contada y que se está despachando estupendamente tanto en papel como en e-book: de hecho, se halla entre los más vendidos de Amazon, que la manda al Kindle por 2,84 €, un precio mucho menor que el de la edición en papel y que hace pensar en las posibilidades de expansión del libro digital, aunque aquí cabe una puntualización: en la versión para el Kindle (no sé en aplicaciones de tabletas y demás) los caracteres son minúsculos y no se pueden ampliar, y se nota que hay viñetas pensadas para verse en dos páginas y no en una. Falta mucho por recorrer en la calidad de los libros electrónicos.

Simiocracia

Simiocracia se lee con placer y una sonrisa en la boca y su mayor virtud es la de ponernos a pensar, que ya iba siendo hora, y alertarnos de los mensajes que nos cuelan los medios (las páginas sobre el papel y la naturaleza de estos son quizá las mejores). Íbamos de cabeza al precipicio sin sospecharlo, atontados por estupideces ya míticas —¡ah, aquella frase tan de cuñao de “los pisos nunca bajan”!— y absurdos palmarios —España construyó en 2005 más viviendas que Francia, Alemania e Italia juntas—, y por eso Simó tampoco escatima las críticas al ciudadano medio. Al fin y al cabo, aún no hay noticia de nadie a quien le hayan puesto una pistola en la cabeza para hipotecarse.

Deja un comentario

Archivado bajo Cómic, Economía, General, Libro electrónico

¡Es la economía, estúpido!

“Una materia triste, árida y, de hecho, bastante vil y penosa, a la que podríamos llamar, a título honorífico, la ciencia lúgubre.” Así describió la economía Thomas Carlyle, en el lejano 1849. Inspirado, quizá, pero erróneo. En la ciencia económica hay muchos números e intimidantes gráficas que soportan el tinglado y le aportan su rigor, sí, pero constituye sobre todo un estudio -complejo y cambiante- sobre los seres humanos, por qué se comportan como lo hacen y qué guía sus elecciones, y también es historia, psicología y política aplicadas a la vida cotidiana de las personas.

Podríamos añadir que se trata de una disciplina cultivada por futurólogos que sólo aciertan a toro pasado, y que comparte una característica con la salud: únicamente nos acordamos de ella cuando las cosas van mal. Consciente de estos pesados lastres, el periodista Edmund Conway, editor de economía del Daily Telegraph, ha escrito 50 cosas que hay que saber sobre economía (Ariel, 216 págs., 19,50 €), un libro divulgativo con el objetivo de demostrar que la economía no es tan complicada como parece, y que muchos de sus aparentemente esotéricos comportamientos responden a conceptos y procesos accesibles para casi todo el mundo.

Sus 50 capítulos pueden leerse de manera independiente y desordenada, y su estructura y presentación, cargadas de sumarios, apoyos y cuadros explicativos, ayudan a entender un poco más “la ciencia lúgubre”, tantas veces divertida, sorprendente y relacionada con el puro sentido común.

Por cierto, si quieres saber el porqué del título del post, pincha aquí.


2 comentarios

Archivado bajo Economía, Ensayo, General