Archivo de la etiqueta: Cincuenta sombras de Grey

Don Quijote, cuerdo y judío

*Para OAG, componente de FIREamante de la cultura pop,
los buenos alcoholes y los trajes a medida. 

En Twitter no todo es egocentrismo monomaniaco y basura corporativa. Un tuit de un colega me ha descubierto una historia publicada en The Atlantic acerca de las ‘teorías de la conspiración’ en la literatura. El artículo es divertido y ofrece interpretaciones alternativas de algunos libros y personajes conocidos por todos. Aquí van unas cuantas:

  • Hogwarts no sería más que una fantasía de Harry Potter, un niño que sufre abusos y se refugia en un imaginario mundo mágico. 
  • Holden Caulfield, el protagonista de El guardián entre el centeno, es gay. 
  • Nick Carraway, el narrador de El Gran Gatsby, también es gay (digresión: lo de la homosexualidad es un clásico conspiranoico también en la ‘realidad’: sesudas teorías sostienen que Shakespeare y Cervantes eran homosexuales, y cambiando sexo por raza, he llegado a leer sobre una tesis que defendía la negritud de Beethoven; hay que ver qué calladico se lo tenía el tío y lo bien que se maquillaba). 
  • Todos los personajes de Winnie The Pooh ejemplifican algún desorden mental (en concreto, el osito padecería déficit de atención con hiperactividad, lo que explicaría tantas cosas…). Winnie The Pooh
  • Odiseo/Ulises se tiró diez años dando tumbos por el Mediterráneo porque no quería volver a casa (¿montárselo con hechiceras en cuevas mágicas y luchar con gigantes de un solo ojo o regresar a la rutina del hogar y las peticiones de los súbditos? No hay color).
  • Sherlock Holmes y Watson estaban enamorados. ¡El uno del otro!
  • Dorothy (El Mago de Oz) es tan bruja como las ídem del Este y el Oeste (nueva digresión: una vez escuché una delirante y misógina interpretación de la película protagonizada por Judy Garland que la despachaba como “la historia de una zorrita que se lo monta con máquinas y animales”).

En fin, que (re)interpretaciones literarias las hay de todos los colores. Por supuesto, yo también tengo las mías. 

  • El tipo de La Metamorfosis kafkiana despierta convertido en insecto porque ya no sabe qué hacer para no ir a trabajar. 
  • En el Ulises de Joyce, Leopold Bloom es un pederasta que, a falta de niños, persigue al jovencito Stephen Dedalus por las calles de Dublín. 
  • La heroína de Cincuenta sombras de Grey es una top model con alucinaciones provocadas por una dieta salvaje.
  • Hamlet es gay.
  • Oliver Twist también es gay, pero aún no lo sabe. 
  • Y mi favorita: Don Quijote, lejos de tener sorbido el seso por los libros de caballerías, es un criptojudío temerosoDuelos y quebrantos de la Inquisición que se echa a recorrer los páramos manchegos para no tener que comer “duelos y quebrantos” y las montañas de tocino con que su ama lo cubre casi a diario.

¿Y tú, tienes tus propias teorías sobre tus libros favoritos?   

2 comentarios

Archivado bajo General

La larga sombra de Grey

En el marketing editorial (o mejor dicho, en el marketing en general) existe una tácita norma fija: copiar lo que funciona.

Por eso, uno puede pasearse por una de las librerías de El Corte Inglés y toparse con esto:

3

Que, vaya, se parece mucho a esto:

2

Después del pelotazo de la novela negra escandinava (“novelanegraescandinava”, hay que joderse), lo que vende ahora son los libros de follar, destinados a un público femenino
1(las mujeres leen más sobre todo narrativa que los hombres) quizá aburrido en el catre y ansioso de un tío cachas, guapo, elegante (ah, esas corbatas) y triunfador (los empresarios misteriosos molan más que los taquilleros del metro) que les dé lo suyo y un poco de caña, y aquí es donde entran cosas como esta de abajo:

4

Bonito cinturón, ¿verdad? Sobre todo la hebilla.

La cosa funciona, aunque no sé yo qué pensar del concepto de la mujer que subyace en este subgénero novelesco, tampoco muy nuevo y bastante más suave que algunos de sus ilustres precedentes: en 1785, el marqués de Sade escribió en la cárcel de la Bastilla Las 120 jornadas de Sodoma y Gomorra, la historia de cuatro tipos maduritos encerrados en un castillo de la Selva Negra donde desatan todas sus fantasías sexuales (necrofilia, bestialismo, coprofagia, tortura, asesinato…) con la inestimable colaboración de cuarenta y dos jóvenes de ambos sexos.

Ahora, la Biblioteca Nacional de Francia ha mostrado su interés por comprar el manuscrito del relato del célebre marqués, un “rollo de doce metros de largo escrito con una minúscula caligrafía”, como cuenta Juan Pedro Quiñonero en ABC. La institución francesa compite con dos coleccionistas privados, y ofrece cinco millones de dólares por el perverso documento. ¿Alguien da más?

120-días-Sodoma

 

Deja un comentario

Archivado bajo General, Novela