Archivo de la etiqueta: Ryszard Kapuscinski

A propósito de Irán

¿Qué sabemos de Irán? Casi nada, y casi todo malo. Clichés periodísticos, propaganda de la teocracia islámica y sus enemigos, minuto y medio en el telediario que preocupa y enseguida queda sepultado en el olvido por un nuevo e inminente apocalipsis… Por no saber, muchos no saben ni que los iraníes no son árabes y no hablan la lengua de Mahoma.

Tampoco es que haga falta tragarse la filmografía completa de Kiarostami y escuchar el vuelo de las moscas persas en su películas (o sí), pero hay otros modos asequibles de acercarse a Irán y tratar de entender un poco más de lo que se cuece bajo esos negros chadores y esas barbas tan proféticas y cerradas. Uno es el (buen) periodismo y otro por qué no el cómic.

REPORTAJE EN E-BOOK
El país esquizofrénico (libro electrónico, 2 €, eCícero) es el reportaje largo (ronda las 14.000 palabras) en el que el periodista Jordi Pérez Colomé relata su experiencia durante los 20 días que pasó en Irán el pasado mes de abril. El país esquizofrénicoEl reportero especializado en política internacional, como puedes comprobar en su blog Obama World— se entrevistó allí con muchos iraníes y se las arregló para penetrar en su privacidad, muy distinta de la que desearía la dictadura de los ayatolás. Así vamos descubriendo que los súbditos de la tiranía islámica son muy amigos de celebrar fiestas caseras donde a veces corre el alcohol, que se cachondean en privado (y con sumo cuidado) del régimen, que buscan mil maneras de sortear las paranoicas prohibiciones religiosas o que (¡sorpresa!) entre las mujeres son frecuentes las operaciones de cirugía estética facial: “La reflexión, según una madre, es que ‘ya que no se les ve el pelo, la cara debe lucir todo lo posible’ “.

Pérez Colomé hace buen periodismo. A pie de tierra, pegado a la gente corriente y administrando con tino antecedentes históricos, opiniones de personas muy diversas (iraníes o no), hechos y observaciones y mucha, mucha información interpretada pero no juicios ex cátedra. Se agradece que no lo traten a uno como a un tonto ni le digan lo que tiene que pensar. Parece que algo va a pasar en Irán, aunque nadie sabe qué, y esa sensación de país complejo, contradictorio y en imprevisible evolución es lo que queda tras la lectura.

El país esquizofrénico ha sido publicado por eCícero, una editorial nacida hace unos meses para lanzar “libros electrónicos breves de no ficción” y que ya ha puesto en el mercado siete entregas de crónicas y entrevistas. Bajo el lema “Periodismo de formato largo”, la editorial fundada por el periodista Fernando García pretende hacerles sitio a reportajes, entrevistas y crónicas extensas, cada vez menos presentes en periódicos y revistas. La iniciativa merece la mejor suerte y abre nuevos espacios a un oficio cada vez más precario, aunque cabría desear un mayor cuidado en la edición, al menos en el texto de Pérez Colomé, donde nos topamos con algunos errores cantosos, fruto quizá de las prisas y la inmediatez con que se publicó su trabajo.

¿HAS VISTO ESTA PELÍCULA?

Yo no, pero sí he leído el cómic en el que se basa. Persépolis (368 págs., 17 €) es un relato autobiográfico de Marjane Satrapi (Irán, 1969) publicado hace más de diez años, multigalardonado y Persepolisahora reeditado en bolsillo por Norma Editorial. Satrapi nació en una familia de clase media y progresista a la que le tocó asistir al derrocamiento del Sha,
el triunfo de la Revolución Islámica, la guerra con Irak, la dictadura de los ayatolás y la diáspora de miles de iraníes que, como la autora sus padres la mandaron a Austria a estudiarsalieron del país en busca de libertad.

En Persépolis, Satrapi tira de ironía, capacidad de observación y sentido del ritmo para contarnos su historia y con ella la de su país a lo largo de unos años que lo cambiaron para siempre. Si le metes mano tendrás que acabarlo del tirón, disfrutarás y sufrirás con las aventuras de la protagonista y te asombrarás de la cantidad de cosas que puedes aprender leyendo una novela gráfica.

Y PARA CERRAR…
… un maestro, el periodista polaco Ryszard Kapuscinsky (1932-2007). En los últimos tiempos han surgido algunas dudas sobre la veracidad de sus historias y la forma en que separaba la ficción de los hechos, pero yo solo sé que no he leído jamás a un reportero con su calidad literaria, su nervio y su lucidez. El Sha

Kapuscinsky fue un escritor extraordinario que se pateó medio mundo y que en El Sha o la desmesura del poder (180 págs., 14,50 €, Anagrama) construyó un relato magistral, un mosaico genial a partir de fragmentos (fotos, notas, grabaciones…) que acaban conformando una historia: la de Irán y su evolución desde finales del siglo XIX hasta la caída del Sha y el triunfo de los seguidores de Jomeini.

El cronista polaco desmenuza en este libro la psicología de los iraníes, las causas del ascenso y caída del Sha, las motivaciones y los orígenes del movimiento chiíta y las características de un país que, pese a ocupar tanto espacio en los medios occidentales, continúa siendo un misterioso desconocido.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cómic, Crónica, General, Libro electrónico, Periodismo

Kapuscinski o vivir para contarlo

Estos días es Irán. Otros, Corea del Norte. O Pakistán. O Nigeria. O incluso esos Estados Unidos de los que creemos saberlo todo, y que vistos en la lejanía y la epilepsia fragmentaria de los medios pueden llegar a parecernos tan inextricables y exóticos como las intrigas políticas bolivianas o las interminables guerras civiles de tantos países africanos.

Los acontecimientos parecen brotar como setas en el bosque para desaparecer de repente de Internet, las televisiones y los periódicos, casi como por arte de magia. Entre medias, uno asiste más o menos despistado a la evolución de la actualidad y termina con cara de portero goleado, cuando no indiferente. Ha visto, oído y leído mucho, pero no ha entendido casi nada.

ESTAR, VER, OÍR, COMPARTIR, PENSAR

Afortunadamente, existe gente capaz de aportar algo de luz al caos. Como el reportero y escritor polaco Ryszard Kapuscinsnki (1932 -2007), maestro de periodistas y testigo directo de doce guerras y veintisiete revoluciones, que sostenía que las cinco acciones que encabezan este párrafo constituían los mandamientos del genuino reportero. Amén.

Kapuscinski, al que puedes ver aquí sobre una montura poco gallarda en uno de sus múltiples viajes, será recordado por unas cuantas frases que definen su modo de entender y ejercer el periodismo: “Para escribir una página se han de haber leído cien”, aconsejaba. O: “No se puede escribir de alguien con quien no has compartido como mínimo algún momento de su vida”. O ésta otra, quizá la más citada: “Se puede ser escéptico, pero no cínico: el cinismo te aleja de la gente; los cínicos no sirven para este oficio”.

Pero, por encima de todo, lo recordaremos por los 19 libros que escribió, entre los que se cuentan títulos imprescindibles como Ébano, un estremecedor recorrido por África; El Emperador, una fascinante crónica sobre Haile Selassie de Etiopía; El Imperio, obra maestra que narra en forma de reportaje las vicisitudes de la Unión Soviética y sus gentes; o El Sha, que me ha dado pie para este post y del que que te hablo aprovechando que algo se mueve en Irán.

PISANDO EL TERRENO

Kapuscinski viajaba de verdad, a la manera de su admirado Heródoto, el historiador griego del siglo V a. C. cuya lectura le acompañó desde sus inicios y que inspiró una de sus últimas obras, Viajes con Heródoto. No se limitaba a estudiadas y dosificadas incursiones desde esas islas con aire acondicionado que son los hoteles del Tercer Mundo copiados de Occidente, sino que se internaba por su cuenta y riesgo donde no hay nadie para contarlo y, simplemente, aguzaba el oído y miraba atentamente, siempre tras un trabajo exhaustivo de documentación y estudio para que ningún lector pudiera sacarle los colores después.

El Sha o la desmesura del poder arranca en 1980, con el autor solo en la habitación de un hotel de Teherán, ordenando y dando forma a las notas, fotos y testimonios sonoros que ha ido acumulando en su larga estancia en Irán con la intención de entender la caída del Sha Mohamed Reza Pahlevi, señor absoluto de las vidas de los iraníes, títere de los EE.UU en el contexto de la Guerra Fría y la necesidad de petróleo, y barrido por la Revolución Islámica encabezada por el ayatolá Jomeini, ésa que ha dado lugar a la totalitaria teocracia que vemos hoy dividida en facciones que pugnan por hacerse con el poder con resultado incierto.

A partir de ahí, asistimos a una verdadera lección de historia inseparable del relato de los acontecimientos menudos de la calle. De la mano de Kapuscinski vamos conociendo tanto la evolución del país desde finales del siglo XIX como la peculiar idiosincrasia de los chiítas, forjada a lo largo de siglos de luchas y persecuciones; descubrimos las claves del irresistible acceso al poder de Jomeini y los intereses de las grandes potencias en la zona; asistimos a la evolución de las tortuosas relaciones entre iraníes y estadounidenses…

Y, sobre todo, leemos cómo vive los acontecimientos la gente común, cómo la afectan y qué es de sus ilusiones y sus días. Humilde, sencillo, lleno de curiosidad y ganas de conocer al otro y sus razones, Kapuscinski escribe con un estilo ameno, fluido, salpicado de humor, agudo y repleto de imágenes poderosas. Es periodismo de primera, o quizá, como muchos piensan, se trata de un género nuevo a caballo entre la crónica, el reportaje, el libro de viajes, el ensayo, la historia…

Sólo han pasado dos años y medio desde su muerte, pero me atrevo a decir que Kapuscinski va a ser un clásico, si no lo es ya. Sumérgete en las páginas de El Sha y verás como lo que pasa en Irán ya no te suena tanto a persa…

5 comentarios

Archivado bajo Crónica, General, Historia, Periodismo